Cuidado con tus decisiones, ellas cambiarán toda tu vida, las consecuencias son imparables

. jueves, 19 de marzo de 2009


Se lo que deseo contaros pero aún no se por dónde empezar.
Alguna vez ya he utilizado alguna expresión que hoy serán el tema a tratar, "todo lo que hacemos genera unas consecuencias imparables".
Qué significa esta frase suena a poco, a que a mi eso no me va a suceder, todo lo puedo cambiar. Pues no es así.
Una amiga mía me servirá para enfocar el artículo de hoy, su vida es el mejor de los ejemplos, con su historia nos daremos cuenta de lo que nos hace nuestro pasado.
Esta mujer fue una niña normal, al crecer se hizo una chica alegre, amiga de sus amigos, positiva aún en los momentos más críticos, su familia era lo más importante y quería ser psicóloga o periodista.
Esto último fue su primer fracaso, no pudo llegar a la meta que se había marcado, la vida se le enredó y dejó los estudios a un lado, en ese momento paso por encima de su futuro su presente, estaba enamorada.
No tardó mucho en casarse, 19 años, un año después de la boda ya se convirtió en madre, aunque no había conseguido parte de sus objetivos, era muy feliz, una madre encantadora y una esposa ejemplar.
Al igual que le sucedió con los estudios, esta etapa de la vida, en un minuto, tal vez en menos se tornó a problemas y lágrimas, todo ello la lleva a separarse del su marido, sus padres la apoyaron en todo momento con los niños.
Comenzó a trabajar en una discoteca de camarera, aún muy joven, solo tenía 26 años.
Allí conoció al amor de su vida, jamás había estado así de enamorada, ni tan siquiera de su ex marido.
Este hombre tenía un pasado un poco turbio, pero ella jamás juzga a nadie por su pasado, solo le importaba el presente y como ese hombre se portaba con ella, era muy feliz, radiaba alegría, se veía en los ojos de ambos el amor que se tenían.
Una vez más todo le cambió en un abrir y cerrar de ojos, ese hombre no resultó ser como ella lo esperaba, recayó en las drogas, ese cambio en sus vidas fue terrible.
El hombre al que más amaba, por el que se había enfrentado a todos, sus amigos y sus familiares.
De pronto se encontró que el cambio le afectaba a su personalidad, ese chico al estar drogando cambiaba tanto que ya no lo podía reconocer.
Un día, como siempre en un instante, le pegó, se cebó tanto en ella que su cuerpo estaba cubierto de hematomas, sus ojos no se podían distinguir de lo hinchados que estaban.
Sabía que aquello no era lo que ella deseaba, que no podía permitir que la tratasen de aquel modo, pero se sentía vacía, no encontró la fuerza suficiente para abandonarlo.
Por un lado estaba el miedo hacia este hombre, por otro no tenía a nadie, todos le dieron la espalda, cuando más necesitaba ayuda de sus seres queridos no estaban, no querían saber de ella.
Todo llegó a oídos de sus padres, estos comenzaron un pleito con ella por la custodia de los hijos.
Su vida era horrorosa, miedo, sentimiento de culpa, dolor de no poder dar marcha atrás, estar junto a sus hijos cada noche, arroparlos, cuidarlos cuando estaban enfermos, eso era terrible para ella, cada noche lloraba. Esperaba que su pareja se durmiese para llorar, su dolor en silencio la carcomía por dentro.
Al final de todo un año de tortuosos juicios, el juez decide que no debe de tener a sus hijos, ese día ha sido el peor de toda su vida, nada podía consolarla, sus hijos, sus entrañas, los había perdido.
Ese mismo día intentó quitarse la vida, ya lo había intentado en otras ocasiones, pero ese día tenía claro que no quería continuar, que no merecía la pena vivir, todo por lo que había luchado se había desvanecido.
No logró poder morir, después de cortar la goma del gas, ya echada en la cama, pensaba no despertar nunca más, como siempre un segundo se le cruzó, llegó su chico. Al ver todo lo que había montado, lo primero quitó la botella de gas del dormitorio, después le pegó la paliza más fuerte de todas.
Cuando más necesitaba el apoyo de su pareja, cuando no importaba nada lo que le hacía otras veces, solo quería estar arropada entre sus brazos, llorar en su hombro, ni ese día lo tuvo a su lado y como siempre la dejó llena heridas, en cuerpo y alma y se fue a disfrutar de la noche.
Al quedarse sola pensó que hacer, solo quería desaparecer, y la única manera que encontró, lo que más cerca tenía, lo que había visto los últimos meses, la droga, la heroína.
Salió directa a casa de un chico que se dedicaba al tráfico de esa droga, él de saber que era para ella jamás se la habría vendido, pero como no era la primera vez que tenía que picar a su casa para comprar heroína para su pareja, la obligaba a ello, eso fue su perdición.
Salió rápidamente, pensando en una sola cosa, como se podía meter aquello, ella no lo había hecho nunca, la quería para meterse una sobredosis, pero no sabía como.
El caso es que de nuevo la muerte se la jugó, no era la hora de que le acompañase y no se murió.
En solo aquel día generó un montón de consecuencias, se enganchó a la heroína.
Unos dos años después, dice ella que aún no sabe como se armó de valor, de dónde pudo superar sus miedos, pero lo hizo, abandonó para siempre a su pareja, sus golpes, su desprecios, pero lo mejor de todo es que también abandonó la droga.
Año tras año ha luchado con un solo objetivo, recuperar a sus hijos, pero antes debía de recuperar su vida.
Trabajó muy duro y en esta ocasión consiguió su reto, triunfó de nuevo, superó todas las desavenencias del pasado, es una mujer muy fuerte.
Se ha visto recompensada, sus hijos han vuelto a su lado.
Pero después de esta larga explicación de la vida de mi amiga llegó a lo que quiero que veáis de las consecuencias que se generan sin retorno.
En muchos trabajos la han despedido por que su pasado la persigue, por grande que es una ciudad, no lo es lo suficiente, siempre alguien te conoce y no se corta de criticar, para nada dirán lo fuerte que ha sido, lo que ha superado, solo se acuerdan de sus malos momentos.
Miran atrás en el tiempo, pero no tan allá como para valorar su vida anterior a todos los problemas, cuando era una mujer normal y estaba con su niños.
Ha conocido un chico que es estupendo con ella, es muy feliz, de nuevo lo tiene todo, su familia también está su lado hoy en día, pero para llegar a esto ha tenido un camino largo y duro, como digo su pasado la persigue, no le da una tregua.
Ultimamente conoce a unos amigos, hacía tanto tiempo que no tenía a nadie, que todos la ignoraban que para ella es muy importante, pero como siempre todo puede tornar en tu contra.
La mamá de uno de esos amigos conoce a su familia, la cual ha contado todo sin escrúpulos por todo su barrio, no dudaron incluso de alargar todo, la pusieron de lo peor que puede alguien hacer.
Claro al pasar esto uno de sus amigos sabe su pasado, se ha sorprendido, ella aunque nunca niega nada de su pasado, lo tiene olvidado, no le apetece recordarlo para que se pongan al día sus amigos, pues debería de contar el futuro, lo que es a partir de este momento.
Pues no es así, esta mujer ha perdido también a sus amigos.
Este día hablaba conmigo, amiga de ella desde niña, la única que no la ha dejado a un lado, me hacía saber el dolor que siente, está tan arrepentida de su metedura de pata, de haber cambiado su vida por no pensar un segundo las consecuencias antes de actuar.
Por eso os digo, que no os suceda algo similar, hay muchas historias como esta, pero la vuestra puede ser muy grata, la mejor, la que vosotros decidáis.
Antes de hacer algo, si se para un momento, se ven claramente cuales son las opciones, en cada una de ellas habrá unas consecuencias distintas, solo debemos de elegir la menos mala, no importa lo que los demás piensan, esto está bien o esto no, eso no vale.
En todas las decisiones de la vida debemos de tomar la que queremos nosotros para un futuro, descartar cualquiera de ellas que puede generar algo que no hemos planeado, arriesgarse significa que todo vaya en una dirección equivocada de la que no habrá retorno.
Se que me he enrollado mucho, pero este tema se lo merecía, es el más importante de todos los que llevo tratado, al menos para mí.
Me gustaría saber que pensáis vosotros, en un comentario o correo electrónico a pitusa38@siemprejoventodo.com podréis expresaros libremente, recordad que vosotros sois quienes complementaris este blog.
También podéis suscribirse, de esa forma recibiréis en vuestro correo electrónico todos mis nuevos artículos, sin falta de entrar a menudo, es muy sencillo y muy cómodo.




Imagen: felicitypage

10 comentarios:

Amira dijo...

La verdad que el relato que cuentas es sorprendente. Pobre chica! me alegro de que ahora esté bien y que aunque el pasado le persiga , ella lo ignore y sepa ver el futuro que le espera junto a esta nueva persona que seguro la llena de besos en vez de palizas.
Un beso, y la verdad el texto me ha servido para reflexionar bastante antes de tomar una decisión precipitada en la vida. Besos, y gracias por conpartir esa histria :)

Ki dijo...

Hola Pitusa, agregue tu blog a mi entrada Siguiendo Seguidores :)

Un Besote!

pitusa38 dijo...

Así es Amira, hoy día es una mujer muy feliz, intenta ayudar a todos los jóvenes que pueden cometer sus mismos errores y da los mejores de los consejos a quien se lo pide.
También ha conseguido ignorar todo aquello que la gente diga, tanto de su pasado como de su presente, la gente solo se preocupa de uno cuando estás bien, la envidia les mata, pero ninguno te ayuda en los malos momentos.
Me alegra que esta historia te haga reflexionar, esa era la intención, si no fuese para ello jamás habría contado esto, aunque no digo su identidad, es muy fuerte la historia.
Gracias por leer mi blog, y un gusto verte participar, vosotros los jóvenes, con vuestros comentarios complementáis este blog, que no es el mío, más bien el vuestro.
Espero verte así tan activa en próximas entradas, será un honor tener tu punto de vista.
Un beso!!!

pitusa38 dijo...

Gracias Kí!!! muy buena iniciativa, pronto haré algo similar, me encantará copiarte la idea, jejeje.
Un beso!!!

jose rodriguez dijo...

solo debemos de recordar el pasado, para saber por donde tenemos que caminar, solo en los recuerdos, esta la vida pasada, solo el futuro se constuye con los sueños.

un beso muy fuerte ESCRITORA

pitusa38 dijo...

Así es querido amigo Jose, debemos aprender del pasado y soñar con nuestro futuro.
Un saludo!!

Rústica dijo...

Soy de esas personas que piensa constantemente en el pasado, pero tan solo recuerdo momentos, momentos muy precisos, detalles que quizás me dieron la vida, que me llenaron. Además también soy muy dada a desordenar mi pasado, no lo recuerdo bien, tan solo tengo flashes.

Ahora bien, cuando se trata de vivir, olvido el pasado, eso ya no es vivir es lo vivido. Procuro trabajar el futuro viviendo el presente. Hay una canción que dice: "Cada instant és la força que em fa gran", que en castellano significa: Cada instante es la fuerza que me hace grande.

Seria la peor persona para aconsejar de manera objetiva porque soy la persona más subjectiva que existe jeje. Creo que debemos entregarnos al 100% a todo. Todo vale mientras sea para aportar, sea físico o abstracto. Pero entregarnos porque queremos, es decir que jamás debemos depender de nadie. Debemos ser totalmente independientes! Tomar decisiones es una de las cosas más difíciles que hay, y en esos momentos hay que mirar por unos mismo, y olvidarse de la gente, sea cual sea la decisión, desde lo más serio a lo más absurdo.

Me encanta que esta chica haya abierto los ojos y luche. Es su vida, si no hace lo que quiere entonces no tendrá nada...

Muchos besos, y me alegro que intentes pasarte por mi blog, sinceramente tu comentario ha dejado cierta huella en mi, me has transmitido mucho, he visto empeño, ganas y sinceridad. Gracias. Soy muy dada a encariñarme, a ver si te voy a coger cariño jaja! ;-)

Un abrazo,


Carmen.

pitusa38 dijo...

Hola Carme!! no tengas miedo puedes encariñarte, jejeje.
Me encantan tus comentarios, me das un nuevo aspecto a mis artículos, gracias por ellos.
Un beso!!

Tammy Suárez dijo...

Madre mía, vaya historia. Te pone los pelos de punta. Es increíble, pero este tipo de cosas suceden más amenudo de lo que parece, hay mucho sufrimiento en el mundo, y hay muchos héroes y heroínas del día a día que luchan por ganar al dolor y la desesperación.
Tu amiga es una auténtica heroína, ha luchado por lo que más quería y ahora sólo debe dedicarse a vivir el presente con sus hijos, y proporcionarles un mejor futuro que el pasado que ella tuvo.

Por cierto, muchas gracias por tu último comentario, como siempre me subes muchísimo la moral. Tengo mil entradas más que me gustaría subir pero no encuentro el tiempo. A ver si un dia de estos me pongo.

Cuidate mucho y gracias por pasarte a leer!
Besos!

pitusa38 dijo...

Gracias a ti querida Tammy!!
Es cierto que este tipo de cosas pasan demasiado a menudo, hay otras mucho más dolorosas, nuestra mente tan siquiera las puede ni imaginar, sin embargo ahí están a nuestro alrededor, destrozando vidas.
Un beso!!!

Seguidores

Perfil

Mi foto
La vida da mil giros inesperados, no digas que no, todo merece la pena.

Posts recientes

Se ha producido un error en este gadget.